Está: es el día

 Luego de la «noche Salvadora», viene «el día» con la luz del radiante Sol de justicia: Jesucristo Resucitado; el «día» anunciado por los profetas, día glorioso y tremendo, para verlo deben estar sanos los ojos del alma.
Este es el «día del Señor», en el que somos llamados a la alegría y a la fiesta. El Salmo 117,24.29.nos lo dice:» Este es el día que hizo el Señor, alegrémonos y regocijémonos en él… Den gracias al Señor porque es bueno, porque su misericordia es eterna».Por eso celebramos la Pascua con alegría; noche bella y santa, día en que resplandece La Vida glorificada y eterna.
Así también cada liturgia, como un «eco» de la Pascua es un tiempo de exultación, de explosiva alegría, llena de esperanza, aunque la celebremos en ocasión de un funeral, porque en el fondo del alma una voz nos dice: Cristo ha Resucitado! La muerte ha sido vencida, ella ya no tiene la última palabra sobre el hombre; ahora la última palabra sobre el hombre la tiene La Vida, » Yo soy la vida»,dice el Señor. Este es el Día que hizo el Señor.
Cristo ha Resucitado! Verdaderamente ha Resucitado.
Jesús, Hijo de Dios, ten misericordia de mi, soy pecador.
                  Pbro. Carlos Carbosch
Publicado en Sin categoría.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *